En alemán rasti significa “asentar dando firmeza” y así es como bloque a bloque, pieza a pieza, logramos construir nuestros sueños.
 

Somos una empresa familiar con casi 60 años de experiencia en la industria del juguete y que pensamos nuestros productos de la misma manera en la que nos gusta jugar: con creatividad, innovación e inclusión.
 

Por eso seguimos trabajando a diario, ideando juegos que a la vez funcionen como herramientas para integrar no sólo en el hogar, sino también en ámbitos como la escuela, y así poder lograr que cada vez más chicos puedan construir sus sueños.